Carta a la comunidad de la Facultad de Filosofía y Letras

Estimados colegas, compañeros de trabajo del área administrativa, estudiantes y graduados:

Queremos compartir con ustedes el proyecto que sustenta nuestra postulación en las próximas elecciones de nuestra Facultad. Ratificamos, una vez más, nuestro compromiso con la universidad pública, gratuita y de calidad para formar docentes e investigadores comprometidos con el porvenir de la región y de nuestro país, con clara proyección latinoamericana.

Nuestra convocatoria es una invitación a la comunidad universitaria para construir una Facultad de Filosofía y Letras acorde con el siglo XXI. Para ello, analizamos en primer lugar los logros y las deudas pendientes de una institución que en el 2014 cumplirá 75 años, en el marco de una UNT centenaria. Es ineludible dar este paso si queremos impulsar cambios sustanciales.

En esta línea, consideramos necesario proyectar objetivos de mejoras académicas, construir consensos sustentables y legítimos para el futuro, implementar cursos de acción tendientes a un desarrollo armónico de grado y posgrado, extender los vínculos productivos entre Facultad y sociedad, y redefinir la pertinencia y relevancia de la investigación académica. En síntesis, proponemos integrar los logros realizados con las innovaciones pendientes.

Nuestra Universidad entra en un clima de turbulencia generado por la próxima contienda electoral para la conducción de la UNT. Ante tal coyuntura reforzamos nuestro compromiso de concentrarnos en resolver problemas concretos que permitan mejorar las condiciones de trabajo y estudio de los miembros de nuestra comunidad. En consecuencia, nuestra fórmula no está subordinada a ningún candidato rectorable. Muy por el contrario, nos proponemos construir desde las necesidades cotidianas de nuestra facultad, para luego discernir de manera democrática y responsable quiénes están en mejores condiciones para liderar el nuevo proceso de gobierno que se abre en el 2014. Dejemos hablar a los candidatos rectorables, que desplieguen sus programas y planes estratégicos para poder arribar a acuerdos sustentables que mejoren las metas no sólo de la UNT, sino también de nuestra Facultad. La Facultad de Filosofía y Letras posee una gran complejidad. En primer lugar, a las licenciaturas y profesorados de las siete carreras tradicionales (Filosofía, Letras, Historia, Ciencias de la Educación, Geografía, Inglés y Francés) se añadieron Trabajo Social y Ciencias de la Comunicación, incorporaciones que revelan la apertura e inventiva de nuestra institución para ofrecer una salida laboral a las nuevas vocaciones y resolver necesidades de la provincia y la región. Fueron las carreras originarias las que sostuvieron el dictado por extensión de funciones, a la vez que se producía una inevitable transferencia de puntos docentes para sostener las recientes creaciones. La nueva situación estuvo acompañada por instancias de conflictividad que se superaron con diálogo y cooperación, a la vez que la mayor complejidad se enriqueció con el aporte de nuevas voces provenientes de docentes y alumnos. En segundo lugar, se disparó sustancialmente nuestra población estudiantil. Las reinscripciones del ciclo 2013 revelan casi 5000 alumnos (1447 en los profesorados y 3454 en las licenciaturas) para los cuales la estructura edilicia y la cobertura académica actuales resultan deficitarias para tan vertiginoso crecimiento. Ante tal complejidad y diversidad de carreras (humanidades clásicas y modernas, profesorados y licenciaturas de diferentes tipos) y crecimiento de la población estudiantil, es necesario generar nuevos espacios para el dictado de clases y la investigación, actividades indispensables en el desarrollo de equipos de trabajo y en la vitalidad a las cátedras. Necesitamos consolidar los intercambios y las vinculaciones institucionales, fundamentales para desplegar las acciones de nuestra Facultad en nuestra provincia y en nuestro país. Profundizaremos las que ya ha realizado la actual gestión con la Secretaría de Políticas Universitarias, con el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, con el Ministerio de Educación de la Provincia. Para ello, debemos construir nuevos interlocutores y acompañarlos en el desafío de articular políticas públicas con distintas instituciones locales, nacionales y extranjeras. Tales acciones generarán vínculos creativos destinados a potenciar el compromiso cultural y social de nuestra Facultad.

Nuestra postulación expresa la voluntad de fortalecer los desarrollos académicos, administrativos y humanos de nuestra Casa. En esa dirección, nuestro compromiso político se refleja en la voluntad de construir institucionalidad desde diferentes ámbitos de la gestión universitaria. Convocamos a todos los colegas docentes, compañeros administrativos y estudiantes a sumarse activamente a este proyecto, a organizar equipos de trabajo con el objetivo de elaborar un plan estratégico para nuestra unidad académica. Debemos construir un programa consensuado de trabajo que suponga la planificación del crecimiento de la planta docente y no docente acorde con el incremento progresivo de la matrícula del grado. En esta línea, debemos encarar el problema del desgranamiento estudiantil y propiciar el egreso de profesionales, impulsando su perfeccionamiento mediante el acceso a estudios de postgrados, indispensables para resolver los problemas de nuestra provincia y de Argentina.

Lineamientos estratégicos

Para promover cambios es necesario comprender nuestra historia institucional, las marcas del contexto y las especificidades disciplinarias de la enseñanza universitaria. Ninguna transformación profunda se produce sólo como resultado de la demanda externa; tampoco los procesos de innovación son lineales, hay avances, curvas y retrocesos. Los conflictos y las tensiones son partes necesarias de toda transformación, razón por la cual, el diálogo constructivo será la clave para arribar a las siguientes metas:

• Mejorar la calidad de la formación de grado y de posgrado, concibiéndolas como instancias articuladas y complementarias. Nos abocaremos a establecer una dotación adecuada de docentes por cátedra de acuerdo con un organigrama que postule la cátedra como unidad creativa destinada a la docencia e investigación.

• Proseguir y propiciar el aumento de dedicaciones exclusivas para mejorar la calidad y las condiciones de trabajo en docencia e investigación. En esa dirección, avanzaremos en el camino iniciado por la actual gestión al ganar los proyectos PROHUM y PROHUM 2, financiados por la Secretaría de Políticas Universitarias de la Nación (SPU), que han significado el mayor aporte de puntos para el incremento de la dedicación docente en la historia de la Facultad.

• Incentivar aún más el desarrollo de los programas de postgrado acreditados que han convertido a nuestra Facultad en un centro de referencia en la región en el área de las humanidades y las ciencias sociales. En este aspecto, vamos a reforzar la articulación con la SPU para continuar con el proyecto Doctor@r ganado por nuestra Facultad. Dichos proyectos implicaron la oferta de cursos de postgrado gratuitos, el acceso a sumas importantes de dinero para renovar nuestra biblioteca y la visita de profesores de excelencia en el área de posgrado.

• Adquirir equipamiento audiovisual: computadoras, cañones, pantallas, etc. En esa dirección, vamos a propiciar la presentación de la Facultad en nuevas convocatorias nacionales destinadas a mejorar la situación de las carreras de posgrado. Asimismo vamos a apoyar, de manera irrestricta, a nuestros docentes en la presentación de becas y licencias para fortalecer su formación de posgrado.

• Puesta en valor de la Biblioteca. Un aspecto neurálgico del movimiento de la Facultad transcurre alrededor de nuestra biblioteca “Emilio Carilla”, la más importante del norte argentino en el área de las humanidades y las ciencias sociales. Su fondo se formó gracias a la labor sistemática del personal docente y administrativo. Debemos proseguir las obras iniciadas por las gestiones precedentes para mejorar su servicio. Vamos a continuar con la aplicación del sistema informático mediante la ampliación de las bases de datos y la digitalización de fondos bibliográficos y documentales valiosos por su antigüedad. Nos comprometemos a enriquecer nuestro acervo bibliográfico con la compra de nuevos libros que actualizarán las distintas problemáticas

• Articular las acciones de investigación con la formación de grado y de posgrado. Nos comprometemos a generar espacios de encuentros de docentes, investigadores, becarios, tesistas y estudiantes mediante la organización de eventos periódicos que permitan el intercambio y la comunicación (workshop y jornadas). El objetivo es crear redes de trabajo interdisciplinarias y conformar equipos de investigación en nuestra Facultad. Simultáneamente, estimularemos la formación de redes de investigación con centros académicos nacionales y extranjeros, al tiempo que propiciaremos la presentación de nuestros docentes e investigadores a programas nacionales e internacionales. La tarea de investigación debe estar articulada con las áreas de postgrado, de publicaciones y de extensión. Para ello, impulsaremos la creación de revistas científicas on line e indexadas mediante procesos de evaluación. Este formato facilitará la difusión y la transferencia de nuestras producciones científicas.

Nuestras propuestas

Los estudiantes son una parte clave de la institución universitaria. Debemos mejorar la calidad del diálogo con los alumnos y dar cauce a la rica vida estudiantil, no sólo en cuestiones políticas, sino también en actividades culturales, sociales y deportivas. Esto implica aumentar y mejorar la calidad institucional, restaurar la cultura del diálogo y del cuidado para recrear la comunidad de nuestra Facultad. Una de las vías para lograr una formación de calidad con nuestros alumnos es otorgar más y mejores becas que permitan tiempo completo para el estudio y la investigación. En esa dirección, vamos a bregar por la actualización del monto de las becas de la UNT y de otras instituciones nacionales.

Respecto de nuestros graduados nos proponemos la revalorización de los títulos de la Facultad en relación con los expedidos por instituciones de educación superior. Defenderemos el puntaje ante la Junta de Calificaciones de la Provincia para jerarquizar la enseñanza universitaria. En ese sentido, daremos prioridad al vínculo con el Ministerio de Educación de la Provincia para establecer lazos de intercambio y colaboración con docentes no universitarios, a través de modalidades de formación continua.

El personal administrativo es otra parte fundamental de nuestra institución. Nos comprometemos a trabajar de forma conjunta para lograr una mayor agilidad y racionalidad en el funcionamiento administrativo, respetando las trayectorias profesionales y el conocimiento adquirido a lo largo de la vida laboral. Asimismo, nos comprometemos a trabajar en una mayor calificación del personal en el uso de las nuevas tecnologías e introducir el trabajo en equipo, vital para mejorar la administración de nuestra Facultad.

Una prioridad central consiste en restablecer las condiciones edilicias básicas, procurando mantener en buen estado lo construido y comprometiéndonos en trabajar en un crecimiento ordenado de las instalaciones, además de recuperar la estructura edilicia histórica de nuestra Facultad.

Siempre hemos apoyado la demanda estudiantil de establecer en el Centro Prebisch un comedor universitario, instalación necesaria no sólo para los estudiantes, sino también para los docentes, investigadores y personal administrativo. Pero señalamos que esa indispensable creación no debe concretarse con el cercenamiento de espacios de nuestra Facultad, sino que debe localizarse en un espacio equidistante de todas las unidades académicas de la zona del parque. En suma, Filosofía debe conservar su bar y, además, se debe implementar un comedor para las distintas unidades académicas del área, dotado de la infraestructura necesaria, con las normas higiénicas y de seguridad estandarizadas para suministrar alimentación adecuada y nutritiva.

Con igual lógica colaborativa entre las distintas unidades del Centro Prebisch saldaremos una deuda histórica: la formación de un espacio de infancia pre-escolar para el cuidado de los hijos de docentes, no docentes y estudiantes del predio.

Tenemos la convicción de que más y mejor institucionalidad permitirán a construir una Facultad más inclusiva, más popular y más democrática. En esa dirección, vamos a impulsar la revisación de las normas que rigen nuestro funcionamiento académico. Estamos convencidas de que es necesario otorgar certidumbre académica a través de normas que eviten la perpetuación de situaciones de injusticia e inequidad.

Sobre estos lineamientos los invitamos a sumarse a la elaboración de nuestro plan estratégico que contemple las cuestiones centrales que hacen al desarrollo de nuestra Facultad: a) situación edilicia, b) condiciones de trabajo docente, c) situación de las carreras de grado, d) el desarrollo del postgrado, e) los vínculos con el personal administrativo y sus condiciones laborales, f) la investigación y la situación de los institutos y centros de la Facultad, g) los vínculos con los estudiantes y la facilitación de sus actividades políticas, culturales y deportivas.

La reformulación de estos puntos es indispensable para construir una comunidad inclusiva, democrática y comprometida con la calidad académica y con la búsqueda de respuestas a los problemas de Argentina y Latinoamérica.

María Celia Bravo (Postulante a Decana)

Rossana Nofal (Postulante a Vicedecana)